Ingresa una palabra clave

miércoles, 26 de julio de 2017

Reseña: Por trece razones - Jay Asher

Por: El: 7/26/2017 11:06:00 a.m.


*Gracias a la editorial por el ejemplar


"No puedes detener el futuro. No puedes rebobinar el pasado. La única manera de conocer el secreto es presionando play. Clay Jensen desearía no tener nada que ver con los casetes que grabó Hannah Baker. Porque Hannah está muerta y se debería haber llevado sus secretos con ella. Pero si Clay recibió los casetes es porque, de alguna manera, él fue responsable de la muerte de la joven. Y lo que ella grabó en esas cintas puede cambiar la vida de Clay y de todos sus compañeros para siempre..."


El día de hoy les voy a hablar de un libro que tal vez muchos de ustedes han visto últimamente. Ya sea que conocieran de su existencia desde antes o a raíz de su adaptación a serie televisiva realizada por Netflix, no cabe duda que ha dado mucho de qué hablar.
Si por algún motivo aún no se habían detenido a conocer el argumento de esta historia, les explicaré brevemente en qué consiste.

Hannah Baker es una chica de tan solo diecisiete años que ha decidido acabar con su vida. Luego de dos semanas del lamentable suceso, Clay Jensen recibe una caja de zapatos que contiene siete cintas rotuladas del uno al trece. Basta con presionar play para darse cuenta de que se trata de algo sumamente tétrico. Hannah relata en esas cintas todos y cada uno de los motivos que la orillaron a cometer suicidio, y cada motivo está ligado a una persona en particular de su entorno estudiantil.
Clay siempre ha sido un chico tímido, buen estudiante y al parecer todos tienen una buena imagen de él, pero el hecho de que haya recibido las cintas, significa que su nombre aparece en ellas y que también está involucrado de alguna manera. A lo largo de un mismo día, Clay recorrerá la ciudad escuchando las cintas y visitando lugares que Hannah menciona para descubrir su historia.

La narración está a cargo de dos personajes; Hannah con sus cintas, y Clay describiéndonos su travesía por la ciudad y aportando algunos comentarios respecto a lo que está escuchando. La peculiar manera en que se relatan los sucesos atrapa desde el principio. Esa especie de diario personal en el que Hannah detalla lo que le ocurrió y cómo se sintió al respecto, permite que te mantengas interesado en descubrir más. Esto último, aunado a un ritmo ameno y un lenguaje amigable, le da al autor la oportunidad de tocar temas serios sin perder el tono juvenil.

El eje central de la trama es el suicidio de Hannah; sin embargo, a lo largo de la historia también se tocan otros temas igual de crudos, como las violaciones, el acoso, o aquellos que no se tratan como tal, pero que se pueden leer entre líneas, como el machismo y la hipersexualización de la mujer.
El ambiente en el que se desenvuelve la historia no podría ser más idóneo, puesto que un instituto en el que los adolescentes están deseosos por encajar y en donde tu imagen vale más que lo que realmente eres, es perfecto para desarrollar un argumento como este.

En cuanto a los personajes, realmente solo llegamos a conocer a los narradores. Para quienes solo han visto la serie, aquí se encontrarán con una Hannah un tanto más agresiva, cuyo objetivo con las cintas es mucho más explícito y busca hacer sentir culpa a los involucrados.
Como personaje no me ha disgustado, a veces es complicado entenderla, pero hubo momentos en los que llegó a tocarme la fibra sensible, y sin duda resulta desolador ver cómo poco a poco, en lo que ella llama el "efecto bola de nieve", se acerca a ese abismo del que nadie pudo salvarla. No obstante, me habría gustado conocer más de ella antes de que todo comenzara, ser testigo de una evolución mucho más radical.

Clay por su parte es un personaje relativamente plano, no se sabe demasiado de él, salvo que es un buen estudiante y al parecer es una buena persona, pero incluso esto es expresado por Hannah y no se demuestra de otra manera. Al principio te saca de contexto que Clay haga comentarios totalmente ajenos a los que está escuchando, pero conforme avanza la historia esto se compone y ambos relatos se fusionan de una mejor forma.
Quienes me dejan más a deber son los personajes mencionados en las cintas. Me parecieron faltos de atención por parte del autor. Solo conocemos la versión de Hannah de ellos, pero hubiera sido bueno averiguar sus puntos de vista, su entorno y su personalidad para tratar de comprender sus motivaciones.

El problema con los personajes secundarios desencadena en un trato superficial de temas que deberían desarrollarse con mayor profundidad. Incluso el suicidio tiene poco impacto. No vemos repercusión en nadie más que no sea Clay. Ni siquiera en los padres de Hannah.
El autor no muestra una postura al respecto, no ejerce un juicio ni trata de justificar los actos de Hannah, sino que se centra en explicar sus motivos y deja que el lector se forme su propia opinión al respecto.

Me parece que el mensaje más claro por parte de Asher, y el que mayor valor le aporta a la lectura, es el de tratar de ser mejor persona. Tener conciencia de que todo lo que hacemos y decimos puede repercutir en alguien más. Que los problemas por los que atraviesa Hannah son muy reales y no deben ser vistos con indiferencia.
Destaca también su crítica a la no acción, a fingir que no pasa nada, a guardarnos las palabras que podrían reconfortar a alguien solo por hacer caso a rumores malintencionados y temer lo que dirán de ti. Sin duda es una lectura que invita a la reflexión.

En conclusión, Por trece razones es una lectura que recomiendo ampliamente, que invito a que lean sin prejuicios y se olviden por un momento del revuelo que se ha generado alrededor de ésta. Es un libro del que cada quien debe formarse su propia opinión y rescatar lo mejor que individualmente descubras en sus páginas. No es un libro juvenil típico, tampoco es una historia bonita, pero te mantiene enganchado de principio a fin, te cautiva y te hace pensar. Un libro que resalta la importancia de la empatía en una sociedad tan egoísta. Y es que como dijo Charles Chaplin alguna vez: Ríe y el mundo reirá contigo; llora y el mundo, dándote la espalda, te dejará llorar.

¿Ya leíste el libro? ¿Has visto la serie? Cuéntamelo en los comentarios.

Hasta la próxima reseña.  


4/5 Muy bueno



viernes, 7 de julio de 2017

Debaterama #2: Personajes LGTBI en la literatura

Por: El: 7/07/2017 06:03:00 a.m.

El pasado 21 de Mayo se llevó a cabo en el canal de Youtube de la autora Laura Gallego, un directo en el que, además de hablar de sus nuevos proyectos, también respondió algunas preguntas que sus lectores hicieron a través de redes sociales.
Una de las que más llamó la atención de la gente, fue cuando se le preguntó si en algún momento podría tener a un personaje LGTBI como protagonista en una de sus historias, a lo que Laura respondió lo siguiente:

"Son cosas que surgen de manera natural con cada historia. Yo no lo descarto. Para nada. Pero vamos, tampoco voy a ir a hacerlas a propósito. No voy a escribir una historia solo para hablar de un tema en concreto. Lo principal es la historia. Si a raíz de esa historia ya aparecen otros temas, estupendo. Pero cuando tú escribes una historia solamente para denunciar una cosa, para hablar de un tema en concreto, no estás escribiendo una historia realmente, estás escribiendo un panfleto, no sé si me explico. Y eso no es bueno tampoco. Porque entonces pierde naturalidad".

Por supuesto las reacciones no se hicieron esperar. Twitter estalló con opiniones que estaban tanto a favor como en contra de lo que la autora expresó. Entre quienes se manifestaron en desacuerdo se podían encontrar algunas personas que aseguraban que nunca volverían a leer algo escrito por Laura o que ni siquiera se atreverían a comenzar con sus obras. Se le tachó de homófoba y de mala escritora, por mencionar lo más leve. Incluso colegas escritores se sumaron a la inconformidad.
A raíz de leer algunas opiniones llegué a la conclusión de que aún nos queda mucho por aprender como sociedad, y es por eso que abro este pequeño debate.

Comencemos por aclarar que Laura ha escrito libros que he disfrutado, pero que no es ni de lejos mi autora favorita, así que mi opinión no se verá influenciada por lo que opine de ella. Una vez dicho esto, lo que puedo decir es que se trata de una desafortunada declaración, que se presta a malintepretaciones, y con la que estoy de acuerdo y en desacuerdo a partes iguales.

Por un lado, cada autor tiene un proceso creativo distinto y al mismo tiempo tiene la libertad de decidir qué hacer con sus obras. Habrá quienes crean personajes para sus historias, y aquellos que crean historias para sus personajes. Eso no tiene por qué poner en duda tu calidad como escritor y mucho menos como persona. Si para un autor no encajan los personajes con preferencias homosexuales porque al momento de escribir la historia toma otro rumbo, no lo vuelve automáticamente homófobo. No hay que imponer la forma de escribir ni el tipo de personajes a incluir. Eso es algo muy personal. Basta con echar un vistazo a nuestra vida diaria. No todos tenemos a un amigo o amiga homosexual en nuestro círculo y es algo normal, no se trata de un tema de rechazo.

Por otro lado, decir que escribir sobre un tema en concreto es hacer un panfleto es algo equivocado. Existen muchos autores que lo hacen porque nace de ellos, porque se sienten cómodos desarrollando historias de crítica social, de sátira, de denuncia o de concientización, y lo hacen porque la literatura es tan basta, que te da esa oportunidad. La forma en que lo integres a tu historia ya es cuestión de cada quien. No significa que esté mal.

Dejando un poco de lado el tema de Laura, quiero hablar más de nosotros como lectores. No pretendo generalizar, pero creo que a muchos nos falta educación al respecto, y poco a poco ir deshaciéndonos de todos esos pensamientos que se nos han inculcado. Yo mismo confieso haber cometido errores.
La comunidad LGTBI busca ser representada de manera normal, natural, sin necesitar de una justificación para estar presente en una obra literaria, tal y como sucede con los personajes heterosexuales; sin embargo, cuando no se describe de manera explícita la orientación sexual de un personaje, se tiende a asumir que es heterosexual. No nos tomamos la libertad de imaginar de acuerdo a nuestro criterio, necesitamos sí o sí que se nos aclare, como si pidiéramos permiso para ver la homosexualidad como algo normal dentro de una historia determinada.

Así mismo, creo que no debería ser considerada literatura LGTBI solo por incluir personajes homosexuales. No existe tal género. Una novela que representa un romance entre personas del mismo sexo no es una novela LGTBI, es una novela romántica. Y eso aplica a cualquier trama. El día que nosotros mismos como lectores aprendamos a normalizar las preferencias sexuales de los personajes, entonces habremos dado un importante paso.

¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Qué otros temas te parecería interesante tocar? Cuéntamelo en los comentarios.

Hasta la próxima.



miércoles, 21 de junio de 2017

Reseña: ¿Te conté lo de Alice? - Jennifer Mathieu

Por: El: 6/21/2017 04:27:00 a.m.


"Una chica está en boca de todos. ¿La causa? Un accidente mortal del que se le acusa desde aquella noche loca. Todo mundo sabe que Alice se acostó con dos chicos en una fiesta. Pero, ¿sabías que estaba hostigando a Brandon con mensajes de texto cuando su coche se estrelló? Es cierto. Pregúntale a quien quieras. La verdad de los hechos es distinta según a quién se le pregunte, refleja las inseguridades de sus amigas y ex amigas, de aquellos que la quieren y de quienes siempre la han detestado. Alice es la excusa y la víctima preferida de la gente a su alrededor. Su historia es de todos menos suya".


En esta ocasión les traigo la reseña de una de las lecturas que más he disfrutado en meses recientes y de la cual había visto opiniones totalmente opuestas. En esos casos suelo guiarme únicamente por mis gustos y no me arrepiento en absoluto de haberle dado una oportunidad.

Alice no es la chica más popular del instituto, aunque si que se encuentra en su círculo, asiste a fiestas y en definitiva no es alguien que pase desapercibida, en especial a raíz de los rumores que se han desatado sobre ella. No solo se dice que se acostó con dos chicos la misma noche, sino que se le culpa de enviar mensajes obscenos a Brandon (el jugador de fútbol más importante del equipo del pueblo y casi considerado un héroe) y provocar el accidente que le costó la vida. Para su mala fortuna, Alice es una habitante de Healy, un pueblo tan pequeño que parece que la única forma de entretenerse es esparcir rumores y donde solo bastan un par de días para que todo el mundo se entere de cada detalle de tu vida.  

La historia está narrada desde el punto de vista de cuatro personajes principalmente: Elaine, el estereotipo de chica popular, que se siente mejor que los demás y que gusta de esparcir rumores; Josh, el mejor amigo de Brandon y su mano derecha en el campo de juego; Kelsie, la amiga de Alice que siempre ha vivido preocupada por lo que piensen de ella y de pertenecer a un grupo; y finalmente Kurt, el chico aislado del resto, centrado en sus estudios y con excelente desempeño académico.

Al principio puede resultar extraño que la protagonista no sea la narradora principal, pero luego cobra sentido cuando te das cuenta que se trata de una historia construida a base de rumores y no de la verdad de Alice. Gracias a esto podemos conocer más de la vida de cada uno de los involucrados y darnos cuenta de que todos tienen secretos, inseguridades y defectos que tratan de ocultar usando como chivo expiatorio a cualquiera que puedan, solo para guardar las apariencias y seguir con su superficialidad.

La forma de escribir de la autora le da mucho dinamismo a la trama, con un lenguaje directo y describiendo situaciones que como lector invitan a continuar capítulo tras capítulo. El desarrollo fluye con naturalidad y en ningún momento he sentido pesada la lectura. La idea en general es muy atrayente, es interesante ver la clase de cosas que las personas pueden hacer con tal de mantener su imagen, sin importar a costa de quién lo hagan y las repercusiones que los rumores pueden tener en la vida de la victima. 

Los personajes no son los más originales y responden a los estereotipos que solemos encontrar en libros juveniles, pero al mismo tiempo representan a la población estudiantil típica y que probablemente ya hayamos conocido en la vida real. El personaje de Alice, a pesar de no tener una participación activa tan amplia, me ha gustado como fue construido. Los rumores la aquejan y evidentemente su estado de animo se ve afectado, pero en ningún momento la vemos dándose por vencida o dejándose llevar a situaciones extremas. Tal vez en otras circunstancias sería más viable ignorar a quienes tratan de difamarte, pero tener a prácticamente todo el pueblo en tu contra debe ser muy complicado.

El único aspecto que no me convenció del todo fue el final, pero no el final completo, sino el desenlace de algunos personajes. Por otro lado, se evita uno de los mayores clichés que uno esperaría encontrar y que en definitiva mejoró mi percepción del libro.

En conclusión, ¿Te conté lo de Alice? es un libro que se puede leer rápido gracias a su atractiva trama, las situaciones descritas que mantienen tu interés y a su corta extensión. Sin aspectos significativamente negativos que le afecten, se vuelve una lectura sumamente recomendada.

¿Ya lo conocías? ¿Alguna vez te has visto en una situación similar? Cuéntamelo en los comentarios.

Hasta la próxima reseña.    

4.5/5 Muy bueno



jueves, 18 de mayo de 2017

Reseña: Olvidé decirte quiero - Mónica Carrillo

Por: El: 5/18/2017 09:25:00 p.m.


"Tras sufrir un terrible accidente de coche, en la difusa línea que separa la vida de la muerte, a Malena se le aparecen todas las palabras que se quedaron sin decir: palabras de amor, de perdón, de amistad, de reconocimiento…
Por su mente desfilaron todos sus amores, los felices y los fallidos: aquel que la hizo sufrir, aquellos otros que le sirvieron para olvidar y su amor actual, a quien tanto debe y de lo cual hasta ahora no se había dado cuenta; su mejor amiga, a la que olvidó decir «te quiero» antes de que se fuera; su familia y, sobrevolándolo todo, el personaje de su perrita Mia, una figura entrañable, divertida y sorprendente que conseguirá encauzar el destino de Malena para que nunca más olvide decir «Te quiero»".


No se si lo sepan, pero disfruto mucho leyendo novelas dramáticas, emotivas y que invitan a la reflexión. Cuando descubrí este libro creí que tenía todo para ser de mi agrado, por desgracia me he topado con algo distinto a lo que esperaba y que me ha dejado bastante a deber.

Malena es una chica que arrastra consigo sucesos que han marcado su vida para bien o para mal, pero al parecer le cuesta externar lo que piensa. Luego de un accidente automovilístico que la coloca al borde de la muerte, llega el momento de reflexionar, de recordar a esas personas que han estado con ella en momentos difíciles y con quienes no ha aprovechado el tiempo por estar tan obsesionada con su ex-novio, Mario.

La historia está narrada en primera persona por la propia Malena y algunos capítulos por el personaje de Mía, su perrita fallecida hace algunos años y que funge como la parte cómica, contando desde su muy peculiar perspectiva las cosas que pasó junto a su ama. Y es aquí donde aparece el primer problema. Mientras que los capítulos narrados por Malena tienen un tono dramático, reflexivo y en general bastante sobrio, aquellos narrados por Mía desentonan por completo y te sacan de contexto. Al principio resulta un recurso singular, pero pronto pierde la gracia y se vuelve tedioso leer a la perrita hablando de su oportunidad perdida con un perrito que alguna vez conoció.

Referente a lo anterior, me encontré con un desarrollo sin una secuencia lógica, un cúmulo de ideas que guardan poca o ninguna relación entre sí, y que trae como consecuencia que constantemente el interés generado por un capítulo se tire por la borda por no mantener la misma linea.

La sinopsis es engañosa, pues más del ochenta por ciento del libro se trata de reflexiones sobre el daño que Mario causó en Malena. Incluso cuando se habla de su actual pareja o de otros personajes que en mi opinión merecían mayor aprecio, Mario tiene que salir a colación y personalmente es algo que llegó a cansarme.

Los personajes los sentí muy unidimensionales, no conocemos mucho de Malena fuera de su relación fallida y las consecuencias que trajo a su vida. Al resto de personajes solo los conocemos desde el punto de vista de la protagonista sin ahondar más en ellos. Sabemos que Mario es un patán, que Vega parece una buena amiga y que Mía en ese desarrollo tan humanizado que la autora le ha brindado quería mucho a su ama a pesar de que ésta última apenas la mencione. No logré conectar con ninguno y hay graves incongruencias con Malena, pues creo que alguien que está atravesando por un rompimiento, tan obsesionada con su ex pareja y que se la pasa recalcando sus errores, no actuaría de la forma que en determinado momento es descrita.

Sin duda lo mejor y más rescatable es el estilo de la autora, con una prosa muy cuidada que de pronto muestra tintes poéticos y de fácil lectura. A lo largo de todo el libro es posible encontrar pasajes muy bonitos y momentos emotivos, aunque estos pierden mucha fuerza debido a los detalles ya mencionados.

En conclusión, Olvidé decirte quiero es un libro cuya idea pudo dar mucho más de sí, que tiene buena forma pero carece de fondo. Se lee rápido y tiene elementos interesantes, pero por desgracia sus fallas son mayores a sus aciertos.

¿Ya lo leíste? ¿Has leído algo más de la autora? Cuéntamelo en los comentarios.

Hasta la próxima reseña.

2.5/5 Acércate con cautela



Reseña: La semilla del mañana (La tierra heredada #3) - Andrew Butcher

Por: El: 5/18/2017 02:18:00 a.m.

*SI NO HAS LEÍDO LAS PARTES ANTERIORES QUIZÁ QUIERAS SALTARTE LA SINOPSIS*


"De vuelta en las calles de lo que antaño fuera su hogar, Travis y sus amigos se enfrentan a un mundo devastado por los cosechadores. Mientras luchan por retomar sus vidas y las relaciones entre ellos, descubren que no han sido los únicos en escapar de la cosecha de esclavos. El hallazgo de que hay más supervivientes trae consigo una renovada esperanza… y nuevos peligros. A medida que se preparan para la batalla final contra los invasores, la verdad empieza a abrirse paso: la labor más dura hoy es plantar la semilla del mañana".


El día de hoy les traigo por fin la reseña de la tercera parte de esta trilogía que me tomó por sorpresa y que se ha convertido en una de las que más he disfrutado recientemente. Para ir a la reseña de la primera parte puedes dar click aquí, y la segunda parte aquí.

Esta vez la historia parte poco después de lo ocurrido en la segunda entrega, y nos encontramos a nuestros protagonistas en una travesía con la esperanza de encontrar aliados para el conflicto final que ya estalló y cuya primer batalla ya tuvo lugar, pero que está muy lejos de termiar.
Somos testigos de como el grupo se encuentra más preparado y mucho más decidido, fruto de lo que han tenido que atravesar hasta ahora.

Las tramas secundarias que se han venido desarrollando continúan, añadiéndoles más ingredientes gracias a la inclusión de nuevos personajes que le suman muchísimo al argumento, puesto que no solo son un relleno, sino que tienen un papel muy importante dentro de la historia.

En cuanto a los personajes que ya conocimos, realmente no hay un cambio tan significativo como ocurría entre la primera y la segunda parte, aunque si vemos mayor participación de algunos y menos de otros. Travis sigue siendo visto como un líder, pero esta vez lo sentí ensombrecido por otros miembros del grupo. Me parece que Mel y Richie se roban mucho protagonismo, sobretodo a partir de la segunda mitad del libro.
Richie mantiene hasta cierto punto la personalidad que ya había mostrado en las entregas anteriores, pero también muestra una faceta inesperada y se reivindica por completo con el grupo.

El autor consiguió nuevamente mantenerme expectante ante cada nueva situación que se va presentando, no solo del conflicto principal sino de los demás sucesos que ocupan la mente de los personajes.
Al tratarse de la continuación del enfrentamiento desarrollado durante la segunda parte, no hay demasiadas sorpresas e incluso hay detalles predecibles pero de ninguna manera afectan la lectura.

La acción está de vuelta en una medida ligeramente mayor a lo descrito en los libros anteriores, y aunque una gran parte del conflicto recae en hombros de un personaje distinto a nuestros protagonistas, tienen una participación mucho más directa, que fue lo que eché en falta en la segunda parte.

El final es excelente, trepidante, lleno de impacto y emoción. Se agradece que no se dejen cabos sueltos importantes y en cambio se le de un cierre muy convincente.

En conclusión, La semilla del mañana es una excelente tercera parte para una trilogía que en términos generales mantiene la misma calidad de principio a fin. Con personajes carismáticos, un argumento interesante, acción, una pizca de romance y sobretodo situaciones atrayentes que te mantienen enganchado a la lectura. No hace falta decir que lo recomiendo ampliamente.

¿Conocías la trilogía? ¿Te atreverías a darle una oportunidad? Cuéntamelo en los comentarios.

Hasta la próxima reseña.

4.5/5 Muy bueno



sábado, 6 de mayo de 2017

Reseña: #213 Formas de perderte poco a poco - Encarni Ortiz

Por: El: 5/06/2017 03:22:00 a.m.

*Gracias a la editorial por el ejemplar

"Eras el motivo de alegría cuando me despertaba cada mañana. La primera sonrisa. Eras ese tipo de persona que te hace reír aun cuando lo que quieres es matarle. Ese tipo de persona que merece la alegría. Eras. Pero todo cambió un día sin venir a cuento. Y yo me quedé perdida entre todas esas palabras que te escribí durante los últimos años. Perdida entre el no saber y el no querer saber. Qué mejor forma de empezar, que por el principio de un final nunca pronunciado".


La reseña de esta ocasión es distinta a lo que suelo publicar, y es que el libro en cuestión también lo es. No se trata de una historia ficticia con tintes de realidad y ya está, sino de algo escrito con el corazón y en el que la autora ha plasmado todos sus sentimientos, y yo a los sentimientos simplemente no puedo tratarlos como cualquier cosa, por lo tanto no existe calificación esta vez.

No hay una historia como tal de por medio, en realidad se trata de un cúmulo de pensamientos que la autora dedica a esa persona que durante mucho tiempo fue motivo de sus sonrisas y que hoy trata de superar.
El libro está escrito con una cautivadora prosa poética que en lo personal he disfrutado mucho y que me ha involucrado con cada frase plasmada en sus páginas. Cada palabra está cargada de sensibilidad y la forma en que la autora las ordena les da mucho significado.

Creo que nadie está exento de sufrir una decepción amorosa, y en este libro se describe muy bien esa sensación de ser la persona que lo entregó todo y a cambio no recibió lo mismo. De preservar ese atisbo de esperanza por que las cosas vuelvan a funcionar, pero al mismo tiempo estar conscientes de que la única opción es dar vuelta a la página y seguir adelante.

Me gusta que en ningún momento se busca un culpable. No hay autocompasión ni un reclamo directo. Simplemente se entiende como un hecho inherente a la vida de cualquier persona que decide darle una oportunidad al amor y que se trata de un ciclo que tiene que terminar.

En algunas ocasiones sentí que las frases podían aplicar no solo para un rompimiento como pareja, sino también para una amistad mal correspondida, por lo que seguramente te sentirás identificado de una u otra manera. Yo sin duda lo hice.

En conclusión, #213 Formas de perderte poco a poco es un libro que recomiendo a todos aquellos que hallan pasado o estén pasando por una situación similar, que sepan que no son los únicos y que tal vez experimentar como lector la vivencia de alguien más, les ayude a recobrar las fuerzas para superar su propia condición.

¿Has atravesado por algo parecido? ¿Te ha interesado el libro? Cuéntamelo en los comentarios.

Hasta la próxima reseña. 



Sígueme por e-mail